Cómo conseguir que este año sea el más saludable que hayas vivido hasta ahora

Solemos empezar el año con un montón de buenos propósitos.

Año nuevo, vida nueva, propósitos nuevos…

Este año va a ser mi año, este año va a ser fantástico, este año lo voy a conseguir todo.

Es maravilloso cerrar un año y empezar uno nuevo, desde cero, sin nada escrito y todo por decidir. Solemos tener muy buenos propósitos y toda la intención del mundo de cambiar algunas cosas en nuestra vida, queremos mejorarla y conseguir nuestros objetivos.

Pero cada vez pasa algo y al poco tiempo nos agobiamos. Lo que ocurre es que lo queremos hacer todo de golpe. Queremos conseguir todos los cambios en enero, pero como es demasiado pedir, nos agobiamos y acabamos dejándolo todo para volver a las andadas.

Sin embargo, este año puede ser diferente y aquí te cuento cómo puedes conseguirlo.

En general, estos son los pasos a seguir por cualquier objetivo que queramos alcanzar:

  1. Elige tu(s) objetivo(s).
  2. Haz una lista de las acciones que necesitas hacer para conseguir esos objetivos.
  3. Divide cada acción en tareas.
  4. Trabaja en cada tarea y cuando acabes con una, márcala como acabada y pasa a la siguiente.

Veamos ahora, más en concreto, cómo alcanzar el objetivo de vivir un año saludable.

Aviso: algunos de los productos de los que te hablo a continuación pueden contener enlaces de afiliados y, si decides comprar alguno de ellos, me estarás invitando a un té, que me tomaré a tu salud, mientras seguiré creando más contenido gratuito para este blog. Gracias por tu contribución 🙂

Propósitos para un año más saludable

En esta sección voy a escribir en primera persona porque me gustaría que te sintieras identificada al 100%. Estas sugerencias son las que me hubiera gustado tener ya hechas cuando empecé mi cambio hacia una vida saludable.

Colourful veggies

1. Nutrir mi cuerpo.

Cocinaré más y eliminaré de mi dieta esas comidas que en su lista de ingredientes lleven azúcar, harina de trigo o cualquier otro ingrediente que desconozco

  • Usaré aplicaciones como Meal Plans para planificar fácilmente mis comidas semanales.
  • O puedo organizarlo todo sola usando un planificador que puedo rellenar directamente desde el ordenador o imprimir.

Intentaré comer cada día de 3 a 5 raciones de verduras y de 1 a 3 de fruta.

  • Decidiré con adelanto las frutas y verduras que voy a consumir y así me aseguraré de tenerlas todas en casa.
  • Monitorearé que estoy comiendo esas cantidades cada día y para hacerlo puedo usar un monitor imprimible.

Introduciré alimentos que no suelo comer en mi dieta, empezando por alimentos naturales como frutas y verduras diferentes, algún tipo de cereal como arroz negro, trigo sarraceno, quinoa, mijo y varios tipos de legumbres…

  • En caso de emergencia, puedo usar servicios como DietBox que entregan comida saludable a domicilio lista para comer.

2. Hacer ejercicio y moverme más.

Haré ejercicio 3 veces a la semana durante, por lo menos, una hora.

  • Puedo apuntarme a un gimnasio, pero también podría hacerlo en casa con  vídeos de Youtube o usando un gimnasio online como Ictiva donde puedo escoger entre más de 425 videosesiones de 21 disciplinas diferentes, voy a tener un entrenador personalizado y una herramienta para seguir mi evolución. Además, puedo ganar premios y puedo conseguir un descuento del 20% usando el código HEALTHMOTIVATION.
  • Caminaré más y usaré menos el transporte motorizado.
  • Durante mis pausas del día, en lugar de sentarme en una cafetería, me iré a caminar mientras escucho algo que me va a ayudar en mis cambios o repito unas frases de motivación.
A women looking at a sunset on the water

3. Meditar y desconectar

Si todavía no tengo el hábito de meditar, o de tomar diez minutos para relajarme y no pensar en nada, lo introduciré entre mis hábitos diarios.

  • Escogeré un momento del día en el que puedo tomarme esos diez minutos sin que nada y nadie me estorbe.
  • Descargaré un imprimible gratuito para monitorear este nuevo hábito y apuntar los días en los que lo haga.

Si quiero profundizar el tema de la meditación puedo buscar un curso presencial cerca de casa o empezar con un curso online.

  • Puedo usar una plataforma como Udemy donde puedo escoger el curso que más me llame la atención.

Si no me interesa el tema de la meditación, buscaré un lugar donde poderme sentar cómodamente y desconectar.

  • Usaré unos cascos para escucharlas y repetiré mentalmente esas afirmaciones durante solo 10 minutos sin hacer ni pensar en nada más.

4. Aprender algo nuevo

Para mi salud mental y emocional haré un curso que hace mucho que quería hacer, sea este solo un hobby, o algo que me puede ayudar en mi carrera profesional.

  • Si lo quiero hacer en español, en Udemy encontraré lo que estoy buscando.
  • Si al mismo tiempo quiero practicar mi inglés, puedo usar Skillshare para conseguir un acceso gratuito a todos los cursos durante dos meses.

N.B. No voy a hacer nada que en realidad no me apetezca. Haré todas estas acciones porque he elegido vivir un año más saludable. Nadie me obliga a nada, yo soy la persona que tiene el control y yo quiero este cambio.

Pequeños hábitos para introducir en tu día a día

Ahora que hemos visto los grandes propósitos para vivir un año saludable, te dejo aquí una lista de pequeños hábitos que puedes ir introduciendo despacio en tu día a día y que contribuirán a mantener tu estilo de vida saludable y a conseguir grandes propósitos.

A woman drinking a glass of water

1. Toma un vaso de agua en cuanto despiertas.

Mientras dormimos pasamos unas cuantas horas sin comer ni beber nada y, por consecuencia, nuestro cuerpo necesita ser hidratado cuanto antes.

Personalmente, me gusta pensar que ese vaso de agua es como una ducha que limpia mi aparato digestivo que he dejado descansar durante unas cuantas horas.

2. Toma 8 vasos de agua o infusiones/tés (sin azúcar) al día.

Es importante mantenerse hidratados durante todo el día y aunque el café, los refrescos y las bebidas alcohólicas son líquidas, lo siento pero no cuentan como hidratantes.

3. Quédate 15 min al sol todos los días y sin protección.

El sol es la fuente principal de vitamina D, y son suficientes 15 minutos al día para conseguir la cantidad diaria recomendada. Recuerda que tu piel tiene que estar expuesta y no tienes que llevar crema solar. Por esta razón, asegúrate de exponerte antes de las 11 de la mañana o a partir de dos horas antes del atardecer.

4. Vida social.

La justa y que sea de calidad. Haz algo que te gusta, que te aporta y rodéate de personas que te hagan sentir bien.

5. Risas.

Parece algo tonto, pero es fácil pasarse el día sin una buena risa. Simplemente fíjate cómo te sientes al final de un día en el que te has reído o al final de un día en el que solo hubo cabreos y quejas.

6. Agradecimientos

Cada noche tómate un momento, piensa en el día que estás a punto de cerrar y agradece por todo lo que has tenido la suerte de vivir.

El secreto para introducir nuevos hábitos es planear y monitorear

En mi experiencia personal, lo que más me ayudó para conseguir mis objetivos, e introducir nuevos hábitos en mi vida, fue organizar, planificar y monitorear.

Decide qué es lo más importantes que quieres cambiar y trabaja en 1 o dos cambios a la vez.

¿Cuáles son las acciones que tienes que hacer para conseguir esos cambios?

Una vez que hayas establecido cuáles son las acciones, es importante que las monitorees y controles que, en realidad, las estés haciendo.

Aquí, si quieres, puedes descargar gratis tu primer tracker para monitorear la introducción en tu día de un nuevo hábito.

Lo puede imprimir o lo puedes usar directamente desde tu ordenador.

Cómo planear y monitorear tu día/semana saludable

Podrías empezar a monitorear tus días durante una semana y según los resultados puedes planear tu semana pensando en los hábitos en los que deberías trabajar más.  

Qué más es importante monitorear:

Horas de sueño

Encuentra el número de horas óptimo para ti para que puedas pasar tu día con el máximo nivel de energía. Si monitoreas tus horas de sueño puedes ver cómo te sientes al final del día según las horas de descanso. Por ejemplo, si los días en los que has dormido ocho horas son los días en los que te has encontrado mejor, ya sabes que lo ideal es que te organices para poder descansar ocho horas todos los días.

Abrazos

Los humanos necesitamos contacto físico con otros humanos pero en nuestra sociedad actual nos estamos volviendo siempre más distantes. ¿Das y recibes abrazos todos los días?

Lo que has comido

Si todavía tienes problemas para mantener una alimentación saludable, apúntate todo lo que comes y bebes para poder ver cómo podrías cambiar algunos alimentos con otros más saludables. Y si ya comes bien, apúntalo igual para felicitarte de que lo estás haciendo bien.

Cómo te sientes

La mejor manera para cerrar el día es pararnos un momento y sentir, de verdad, cómo nos sentimos. ¿Qué podrías cambiar para poderte acostar feliz todas las noches?

Recuerda que tu vida no va a cambiar si TÚ no haces cambios y las dos sabemos que TÚ tienes el poder de cambiarla.

Si crees que podrías beneficiarte de alguna ayuda, no dude en contactar conmigo para reservar una sesión privada.

Tu turno: ¿Tienes nuevos propósitos para este año? ¿Ya has preparado tu plan de acción? Me haría mucha ilusión leer sobre ti en los comentarios aquí abajo.

Como siempre, muchísimas gracias por pasarte por aquí y si crees que este post podría ayudar a alguien que conoces a dar un paso hacia un estilo de vida saludable, no lo dudes ni un momento más y compártelo.

Feliz vida saludable,

Un abrazo fuerte,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.