Si tuviera dos horas extras…

Hoy en día se escucha mucho decir que el tiempo es un bien escaso y es nuestro bien más preciado.

O tal vez es algo del que yo me he dado cuenta con el pasar de los años, con el crecer de las responsabilidades y con el deseo continuo de aprender y, sobre todo, de cuidarme más.

Hace más de dos años empezó a surgir en mí cierto interés por la nutrición, tanto que me junté con una nutricionista y una fotógrafa para escribir un libro de recetas de brunch saludable. Aprendí mucho de la experiencia y me plantée ponerme a estudiar algo relacionado con la nutrición. Pero allí estaba ese pensamiento de: “¿De dónde vas a sacar el tiempo?” que, en ese momento, me ganó.

Sin embargo, después de un año mi interés seguía creciendo y decidí que había llegado el momento de hacerle caso. Y así fue como varios aspectos de mi vida se ajustaron para que yo pudiera dedicar parte de mi tiempo a estudiar un máster online en Nutrición y Dietética. Mi estrategia fue de dedicarle las primeras dos horas de mis días, de lunes a domingo. Sí, fin de semana y festivos incluídos, porque cuando haces algo que te apasiona te da igual que sea domingo o miércoles.

El primer resultado de esta estrategia fue de acabar ⅓ del master, que duraba un año, en menos de 2 meses. Las 2 horas extras que había encontrado en mi día estaban siendo muy productivas.

Qué he aprendido de esta experiencia:

Un pequeño ejercicio

Sé que cada una tiene una vida diferente y que cada una de nosotras está siempre más liada, sobre todo si tienes familia, hijos, un trabajo que te exige mucho, etc. Pero quisiera invitarte a hacer un pequeño ejercicio:

Imagínate que, de repente, tu día tuviera 26 horas, ¿qué harías con esas dos horas extras?

¿Harías un curso? ¿De qué?

¿Cocinarías más para organizarte tus comidas?

¿Harías alguna actividad física?

¿Las usarías para relajarte y meditar?

No importa lo que elijas, lo que harías en esas dos horas es lo que tu cuerpo y mente te están pidiendo ahora. ¿Qué tal si le haces caso?

Como habrás notado, todos los ejemplos de la lista están enfocados en ti y en nadie más. Nos suele pasar de dejarnos de lado para priorizar a otras personas de nuestro entorno. Sin embargo, la prioridad en nuestra vida deberíamos ser nosotras mismas. Porque si estás bien contigo misma podrás conseguir llevar unas relaciones más sanas con todo tu entorno.

¿Podrías conseguir sacar dos horas de tu día? Ni siquiera una hora al día? ¿Estás segura? ¿Qué te lo impide?  

Veamos algunas respuestas que podrías tener.

Veamos algunas posibles soluciones:

Seguro que hay muchas más soluciones que podrías encontrar. Cuéntame en un comentario lo que te impide dedicarte tiempo a ti misma y vemos si todas juntas podemos ayudarte.

¿Ya consigues dedicarte tiempo a ti misma? ¿Nos cuentas cuál fue tu táctica?

Muchas gracias por tu visita.

Feliz vida saludable 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[addtoany]