Vuelta a los orígenes…

En octubre de 2017 mi vuelta fue diferente a las anteriores porque para esa fecha ya había empezado mi reto de llegar a los 40 en la mejor versión de mi misma. En realidad fueron solo 5 días, sí me descolocaron un poco pero también fueron enriquecedores.

Hacía más de un mes que había empezado a comer más saludable y solo un par de semanas que estaba entrenando. Como ya te comenté en mi post Entrenador personal. ¿Es necesario?, me fue imposible seguir con los entrenos durante estos días de viaje y, además, casi todas las actividades y quedadas con amigos y familiares estaban relacionadas con la comida.

¿Se come saludable en Italia?

Son muchos los que piensan que en Italia se come de maravilla y sí, a mi también me encanta la comida italiana, pero ¿es saludable?

¿Has entrado alguna vez en un supermercado en Italia? Yo cada vez me sorprendo más de la cantidad de comida ultra-procesada y dulces que encuentras en ellos, sobre todo bollos y galletas.

En los restaurantes de mi ciudad natal no conseguí encontrar una ensalada rica que no fuera solo lechuga con tomates, y la mayoría de las veces que quedé en algún restaurante fue para comer pizza.

Además, llevaba un par de años sin ir a Cerdeña y me sorprendí por las raciones de las comidas que en cantidad ya se parecen más a las americanas que a las mediterráneas.

Por lo que concierne los desayunos, en Italia es muy común desayunar algo dulce, y lo más estándar en un bar es pedir un “cornetto e cappuccino”. Y en las casas no suele cambiar mucho, a menudo se desayuna con algún bollo industrial o leche con galletas. La fruta en el desayuno no existe y la avena está asociada a la comida para cerdos.

La ventaja que tuve durante mi estancia fue de poder usar la cocina en casa de mis padres para prepararme mis desayunos con avena, mis ensaladas, legumbres y tostadas y, de paso, contarle a mi familia cositas sobre alimentación saludable.

Afortunadamente fueron todos bastante receptivos y no tuve que aguantar muchas críticas o bromas. De hecho, una de las cosas positivas de este viaje fue de poder seguir siendo la nueva Claudia que estaba buscando, y seguir con mis elecciones de hábitos de comida saludable, sin que me importara lo que los demás pudieran comentar o pensar.

¿Has pasado por una situación similar donde consiguieras ser fiel a ti misma sin que te importara la opinión de los demás? Cuéntamelo aquí abajo y dime cómo reaccionaste.

¿Crees que alguien que conoces podrías estar interesada en este contenido? No esperes más y comparte este post.

Gracias por pasarte por aquí,

Un abrazo fuerte,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[addtoany]