Consejos para disfrutar de unas Navidades saludables

Ya casi están aquí las fiestas más largas del año que, a menudo, son sinónimo de descontrol.

Es fácil pensar que como es el final del año podemos tener excesos ya que luego el 1 de enero empezaremos el año con un montón de buenos propósitos.

¿Qué tal si este año va a ser diferente? ¿Qué tal si este año lo acabas con los buenos propósitos y hábitos del 2018? ¿Qué tal si no esperas el nuevo año para empezar, otra vez, con tus buenos propósitos

Entiendo que es difícil mantener unos buenos hábitos cuando nos encontramos en un entorno no favorable, pero quisiera dejarte algunos consejos que espero puedan ayudarte para pasar unas felices fiestas que sean también saludables.

1. No dejes para enero lo que puedes empezar a hacer hoy.

Cuando tenemos el pensamiento de “empiezo el lunes” o “empiezo el 1 de enero” lo único que hacemos es darnos permiso para exceder inclusive más de lo que normalmente haríamos. Si quieres cuidarte no tienes porque esperar, empieza a hacerlo ya.

2. Come algo antes de ir a las celebraciones para no llegar con demasiado hambre.

Esto te va a ayudar a evitar comer cantidades excesivas y, además, con prisa. Puedes comer una fruta o unos frutos secos o prepararte alguna de estas deliciosas recetas

3. Si vas a estar todo el día fuera, o inclusive más días, llévate snacks saludables.

Si sabes que no vas a tener acceso a tus snack saludables, llévatelos. Prepárate algunas bolitas energéticas, unos croutons de garbanzos o unas crackers de semillas. Inclusive llévate tus infusiones favoritas.

4. Prepara algo saludable para todo el mundo.

Comparte tus conocimientos y ayuda a los demás. Comparte tu comida saludable y prepara un aperitivo como estos bocados con paté de sardinas o un postre como este crumble de manzana. Estoy segura de que si no le cuentas a nadie que es saludable, todo el mundo lo va a disfrutar.

5. Aleja de ti las comidas y bebidas tentadoras.

Si te van a poner delante una caja de tus bombones de chocolate favoritos, es muy difícil que consigas resistirte y no probar ninguno. Date permiso para comer uno, pero, en seguida, aleja la caja para que esté lejos de tu alcance y de tu vista.

6. Escucha tu cuerpo y sus señales de hambre y plenitud.

Si empiezas a tener hambre y ves que todavía falta mucho para empezar a comer todos juntos, come uno de esos snacks saludables que te has traído.

Si, por otro lado, cuando durante las comidas notas que empiezas a estar llena pero sigues teniendo mucha comida delante, apártala o aléjate de ella. Y cuando notas que tal vez estás comiendo demasiado, párate un momento y acuérdate de esa sensación tan incómoda que tienes cada vez que comes demasiado y te notas a punto de explotar.  

7. No te dejes vencer por la prisa.

Come despacio. Tómate tu tiempo. Respira. Haz pausas entre bocados y deja el cubierto encima de la mesa después de cada pocos bocados.

8. Pruébalo todo pero limita tus porciones.

Es posible que tengas tus comidas favoritas de las fiestas a las que no sueles tener acceso a menudo. No tienes porque dejar de comerlas, aunque no sean de lo más saludable. Eso sí, considerando que suelen haber varios platos, limita tus porciones y recuerda que no tienes que hacer feliz a nadie comiendo más de lo que de verdad quieres, ni a tu madre, ni a la abuela o la tía.

9. No confundas el alcohol con el agua.

Procura tener siempre delante tuyo un vaso de agua y no dejes de tomar sorbos de ese mismo vaso. Por la tarde, o como digestivo, podrías tomarte una infusión. Recuerda, además, que es fácil confundir el hambre con la deshidratación, así que recuerda que si te notas con hambre es posible que estés deshidratada, así que primero tómate un vaso de agua.

10. Ignora los comentarios negativos.

No sé en tu familia, pero en la mía siempre hay alguien que tiene el rol de criticar, de tomar el pelo o de juzgar lo que hacen los demás. Suele pasar a menudo cuando notan que no estoy tomando alcohol o que estoy comiendo porciones pequeñas. Si en tu familia también tienes a esas figuras, no dejes de darle las gracias por su opinión y amablemente explícale que eres lo suficientemente adulta para poder tomar tus decisiones.

11. Permítete repetir si eso es lo que quieres.

Hemos hablado de porciones pequeñas para probar un poco de todo, pero si hay algo que te chifla y que no sueles comer nunca, porque nadie lo prepara como tu abuela/madre/tía/abuelo/padre/tío, entonces date permiso para repetir sin sentirte culpable.

12. Aléjate de la mesa.

Si la comida se extiende durante demasiadas horas intenta levantarte y hacer pausas. Podrías aprovechar para ir al lavabo, ayudar en la cocina, jugar con los peques de casa o estirarte.

13. Si notas que has comido demasiado, no pasa nada.

Sentirnos culpables para haber hecho algo que no queríamos hacer, no aporta nada. Simplemente haz una nota mental para evitar que vuelva a ocurrir.

14. Sigue manteniendo tus rutinas saludables.

No dejes de seguir manteniendo tus hábitos saludables solo porque estamos en días festivos, sobre todo si son hábitos que has empezado hace poco tiempo.

Te recomiendo vivamente que monitorices tus hábitos de alguna forma, sobre todo los nuevos. Es una manera fácil de acostumbrarte a ellos, y ver que lo estás haciendo bien es una forma de recompensa.

Si todavía no usas ningún tracker, suscríbete a mi blog para conseguir gratuitamente el tracker para ayudarte a introducir nuevos hábitos en tu vida. En mi tienda de Etsy, además, puedes ver y conseguir más trackers y planners.

15. Aprovecha para desconectar completamente.

Disfruta de la familia y amigos, aprovecha para ir a dar un paseo, relájate, regálate una beauty session, haz algo que hace mucho querías hacer, mímate y cuídate.

Finalmente, aquí tienes una idea sencilla y muy festiva que puedes preparar para tu familia y amigos. Y si necesitas más inspiraciones de recetas de Navidad, pásate a leer el post La Receta de Navidad mas fácil saludable y divertida

Te deseo que disfrutes mucho de estas vacaciones y, sobre todo, espero que sean unas vacaciones saludables.

Un abrazo fuerte y ¡a por una vida saludable!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.