Y en el camino dejé de fumar…

No he dejado de fumar porque quería una vida más saludable. He cambiado a una vida saludable y automáticamente he dejado de fumar.  

Empecé a fumar a los 21 años, y en mi época erasmus (intercambio con la universidad) en España fue la época en la que más fumé en mi vida. Época de estudiante en un país donde todavía estaba permitido fumar en los bares.

Y así seguí durante 18 años, inclusive cuando se empezó a prohibir en muchos países. Sin embargo, en los últimos años seguía fumando siempre menos, hasta que durante los últimos mese antes de dejarlo ya solo fumaba un cigarrillo antes de ir a la cama.

Recuerdo que cuando había empezado a fumar menos la gente me me preguntaba por qué no lo iba a dejar completamente, y mi respuesta era que no me apetecía dejarlo. No me apetecía dejarlo porque era un hábito que había creado y, además, no quería obligarme a dejarlo porque personalmente no me gustan las obligaciones.

En el post Cómo crear (y mantener) nuevos hábitos te he explicado cómo funcionan los hábitos y te he dado unos consejos para cambiarlos.
Aquí quisiera dirigirme en concreto a esas personas que están pensando en dejar de fumar (o fumar menos) y a las que tampoco les gusta obligarse a hacer las cosas.

    1. Reconoce cuál es el ansia que está guiando tu conducta. Fíjate en qué situación típica se produce tu hábito de fumar y analiza lo que sientes después de que hayas fumado. Por ejemplo, yo solía fumarme un cigarrillo justo antes de ir a la cama y lo hacía, después de cenar, para cerrar el día, desconectar y relajarme.
    1. Cambia la rutina. Siguiendo con mi ejemplo, hoy en día suelo cerrar mi día fregando los platos de la cena y dejando la cocina limpia para empezar el día siguiente de buen pie. ¿Acaso cuando friegas los platos no lo haces automáticamente y tu mente empieza a divagar? Para mi es una muy buena manera de cerrar el día, desconectar y, además, dejarlo todo recogidito.
    1. Creete que el cambio es posible y habla en positivo. Frases como “No conseguiré nunca quitarme este vicio. No puedo” habrá que cambiarlas con frases como “Por supuesto que voy a quitarme este vicio. Yo sí puedo”. Y así con todas las frases negativas que se te puedan ocurrir.
    1. Empieza por un cambio pequeño que no requiere demasiado esfuerzo o estrés. Yo no pasé de fumar 10 cigarrillos diarios a no fumar ninguno. En los últimos años fumaba siempre menos hasta llegar a fumar solo ese cigarrillo nocturno. En lugar de decir mañana dejo de fumar mis 10 cigarrillos diarios podrías empezar con mañana voy a fumar solo 9 cigarrillos y si quieres puedes ir quitándote, por ejemplo, 1 cigarrillo cada semana.
    1. Ten claro tu objetivo y tu motivación, el para qué lo quieres conseguir. Define exactamente ese objetivo. Por ejemplo, quiero dejar de fumar porque en 3 meses quiero participar a una cursa de 5 Km y si dejo de fumar sé que podré tener más resistencia y no tendré que dejarla al Km 1.
  1. Pide ayuda. En mi post Entrenador personal. ¿Merece la pena? te conté que una de mis filosofías de vida es que si no sé algo, pregunto, y si puedo preguntar a expertos, mejor. Esto es lo mismo que pedir ayuda y no hay nada malo en hacerlo. Pero es importante también conseguir la ayuda de amigos y familiares. Que sepan cuál es nuestro objetivo y que nos den soporte.

Hay muchos libros y muchas técnicas para dejar de fumar, pero por experiencia personal creo que lo que más te puede ayudar es estar bien contigo misma, no tener estrés y llevar otros hábitos de vida saludable como el ejercicio y una alimentación equilibrada. Como suelo repetirte en este blog: todo está relacionado, cuerpo, mente y emociones.

Yo fumaba el cigarrillo de la noche para cerrar el día, para dejarlo todo atrás y no pensar en nada. Sin embargo, desde que hago lo que me gusta y evito que las cosas (y personas) me estresen, lo único que puedo hacer para cerrar el día es estar agradecida por todo lo bonito que me ha pasado en las últimas 15 horas. Hoy, por ejemplo, entre otras cosas, estaré agradecida de haber escrito este post que espero que pueda ayudar a muchas otras mujeres por el mundo.

Me encantaría conocer tu opinión sobre este contenido, así que no dudes en dejarme un comentario aquí abajo o envíame un correo a hola@claudiacanu.com, estaré encantada de escuchar tus opiniones y poderte ayudar si tienes alguna pregunta.

Gracias por invertir tu tiempo en leerme.
¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[addtoany]